Buena persona, buen trabajador

Durante mucho tiempo ser una buena persona ha tenido mala fama, aun la tiene entre algunos, y sobre todo si esta consideración la trasladamos al ámbito de la empresa. Pues es un placer anunciarles que estaban equivocados, y lo siguen estando, si aun persisten en esta idea.     Todos los estudios internacionales, tanto en Europa como en Estados Unidos, sobre cultura empresarial y sobre las condiciones y valores que debe cumplir  y albergar una empresa para ser rentable, ahora y en el futuro, coinciden: La honestidad y la integridad ética de empleados y líderes no solo mejora el ambiente de trabajo, sino que aumenta la rentabilidad y fortaleza económica de la empresa.   Cooperación y generosidad La cooperación entre empleados, la generosidad, la empatía y la cordialidad, entre otros principios, aumentan el rendimiento laboral. Cuando la gestión del trabajo se desarrolla, tanto por los líderes con sus equipos, como … Continuar leyendo