Buena persona, buen trabajador

Durante mucho tiempo ser una buena persona ha tenido mala fama, aun la tiene entre algunos, y sobre todo si esta consideración la trasladamos al ámbito de la empresa. Pues es un placer anunciarles que estaban equivocados, y lo siguen estando, si aun persisten en esta idea.     Todos los estudios internacionales, tanto en Europa como en Estados Unidos, sobre cultura empresarial y sobre las condiciones y valores que debe cumplir  y albergar una empresa para ser rentable, ahora y en el futuro, coinciden: La honestidad y la integridad ética de empleados y líderes no solo mejora el ambiente de trabajo, sino que aumenta la rentabilidad y fortaleza económica de la empresa.   Cooperación y generosidad La cooperación entre empleados, la generosidad, la empatía y la cordialidad, entre otros principios, aumentan el rendimiento laboral. Cuando la gestión del trabajo se desarrolla, tanto por los líderes con sus equipos, como … Continuar leyendo

El empleado del futuro

Los conocimientos técnicos que cualquier trabajador pueda atesorar para desempeñar su labor profesional no son suficientes, ni siquiera los más valorados, para los retos que plantean las empresas presentes y futuras en un entorno tan cambiante e inestable como en el que nos encontramos. Hace unos años éste era el valor principal, ahora no solo no lo es, sino que queda relegado a un segundo plano. Es la actitud la que brilla más que nunca a la hora de seleccionar un perfil laboral idóneo. Una encuesta realizada a los managers de las principales empresas internacionales, llevada a cabo en el año 2017, publicada por la prestigiosa Universidad de Stanford, California, destaca una serie de cualidades y habilidades que se buscan y aprecian en los empleados y empleadas de una compañía, tanto para puestos directivos como subordinados. Sorprendentemente se trata de una serie de destrezas que no están relacionadas, como decíamos, … Continuar leyendo